Vamos a aprender cómo comunicarse en Lengua de Signos. Es probable que pienses que solamente se usan las manos para mantener un diálogo con una persona sorda. Vamos a ver que esto no es así. A continuación, encontrarás lo que tenemos que tener en cuenta a la hora de producir nuestros mensajes en Lengua de Signos.

Mano dominante y mano auxiliar

Nuestras manos son el componente más importante a la hora de comunicarnos. Para ello, debemos tener claro cuál es nuestra mano dominante y cuál es la auxiliar.

  • Si eres diestro, tu mano derecha es la mano dominante y la izquierda la auxiliar.
  • Si eres zurdo, tu mano izquierda es la dominante y la derecha la auxiliar.

En aquellos signos en los que solamente necesitamos una mano para realizarlos (signos monomanuales) siempre usaremos nuestra mano dominante. Para aquellos signos en los que se necesitan las dos manos (signos bimanuales), la mano dominante es la que realizará el movimiento principal del signo.

nombre-lengua-de-signos

Vamos a ver un ejemplo con el signo “nombre”. En la imagen podemos apreciar que el movimiento se realiza con la mano derecha, mientras la izquierda permanece estática. Su mano dominante es la derecha,  por lo que podemos afirmar que la persona  que signa en la imagen es diestra.

Uso del espacio

espacio-lengua-de-signosLas manos realizarán los signos en la zona espacial que podemos ver en la imagen de la derecha. Cada signo se realiza en una zona determinada del espacio. Esta localización es de vital importancia para realizar los signos correctamente. Una configuración manual “colocada” en una zona incorrecta del espacio, es un signo mal ejecutado.

Componentes orales

Existen signos que se ejecutan con la misma configuración manual, el mismo movimiento, en el mismo espacio.., lo que podría llevarnos a pensar que son signos iguales. Esto no es así, en estos casos es cuando los componentes orales adquieren su gran importancia.

vocalizar-personas-sordasA simple vista parece que el signo de “hermano” e “igual” es el mismo. La diferencia radica en los movimientos de nuestros labios. En estos casos, los componentes orales adquieren un carácter diferenciador (determinan la diferencia entre un signo y otro).

Cuando una persona oyente comienza a comunicarse en Lengua de Signos, tiende a oralizar en voz alta cada uno de los signos. Esto es algo totalmente normal. A medida que vayas adquiriendo seguridad en el uso de esta lengua, esto irá desapareciendo progresivamente.

Expresión al comunicarse

En términos generales, las personas sordas son bastante más expresivas que las personas oyentes. La expresión hará que nuestras ideas se entiendan mejor y de una manera más completa.

Los signos “dulce” y “dolor” se diferencian únicamente en nuestra expresión facial, por lo que desarrollar esta habilidad es recomendable si te inicias en el aprendizaje de la Lengua de Signos Española.

En un principio, prestarás toda tu atención en los movimientos que realizas con las manos. A medida que vayas interiorizando la estructura de las frases y el vocabulario, la expresión surgirá de manera mágica y te darás cuenta de que es más fácil comunicarse con las personas sordas.

Para terminar, te recomendamos que leas nuestro artículo “¿Cómo comportarse con personas sordas?” para que aprendas qué cosas debes tener en cuenta a la hora de relacionarte con este colectivo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Ir arriba